El Campo

La vainilla

La vainilla pertenece a la familia de las orquídeas, y es de las pocas que es hermafrodita y la única que produce un fruto comestible; es una enredadera trepadora que crece sobre un árbol tutor, que le da sostén, sombra y materia orgánica; puede llegar a medir hasta 30 metros de largo; las vainas se forman en racimos.

Existen más de 150 especies de vainilla en el mundo, pero solo 2 son comestibles: Planifolia y Tahitensis. Existen otras especies de vainilla: Insignis, Inodora, Odorata, entre otras. La vainilla Planifolia es la de mayor cultivo en el mundo, ya que la Tahitensis tiene menor contenido de vainillina, por lo que aporta menos sabor aunque es más aromática. El 70% de la producción mundial corresponde a la Vainilla Planifolia Andrews.

Habiente para cultivo de la vainilla

  • Clima tropical cálido húmedo

  • temperaturas de 22 a 32 °C

  • humedad relativa mayor del 80%

  • Precipitación de 1200 a 3000 mm anuales

  • Altura sobre el nivel del mar de 0 a 600 m

  • Suelos con buen drenaje y pH de 6 a 7

  • Requerimientos de luz: 80%

  • Fuente de nutrición: abundante materia orgánica.

El sabor y aroma de la vainilla depende, además de la especie, de las condiciones del suelo y el clima donde se cultiva y así como de los cuidados que se le dan durante el proceso; varían mucho de una región a otra. La vainilla de Madagascar se caracteriza por un aroma suave y especiado. La vainilla de Tahití (que es de una especie diferente a la Planifolia) es más floral y frutal. La vainilla de Indonesia es amaderada,  picante  y ahumada. La vainilla de México tiene un sabor más cremoso, dulce, ligeramente amaderado y picante, que hará que el sabor y aroma de tus pasteles, pays, postres, helados y muffins se eleven a otro nivel.

Deja un comentario